Mostrando 1–12 de 24 resultados

Las Plantas de Interior son aquellas que se cultivan bajo techo, en casas o oficinas.

Son muy variadas, grandes, pequeñas, con flor sin flor, altas, resistentes, con necesidad de poca luz….

Su crecimiento óptimo depende de los cuidados que les proporciones.

Como norma general las plantas de interior han de colocarse cerca de una ventana, balcón, vidriera o galería; con luminosidad suficiente para poder realizar su función más vital: la fotosíntesis.

Las Plantas de Interior son Seres Vivos y como a tí, les afecta la temperatura, el aire, el sol, el alimento que reciben, el espacio donde viven y el cariño y cuidado que les das.

Por ello debes analizar bien los elementos que rodean al lugar donde quieres o puedes colocar tu planta. Para ayudarte disponemos del Consultorio Jardinero y la sección Preguntas al final de la Ficha de cada producto. 


Las plantas buscan la luz alargando sus tallos de forma anormal y produciendo hojas de mayor calibre. Este es un primer síntoma de que no están en su sitio ideal.

Después  las hojas se tornan amarillas o empiecen a caer. Cambialas a un lugar donde le de la luz pero evita que incida directamente sobre ellas.

Los rayos del sol no deben tocar nunca las hojas o se quemarán. Éste es otro error frecuente que debes tener en cuenta.

Las Plantas de Interior necesitan menos riego al no soportar inclemencias del tiempo al exterior y su cuidado es más fácil, no siento tan cambiante por estaciones del año.

Un truco para saber si regar es comprobar la tierra valorando su humedad, si mantiene no las riegues aun.

Las Plantas de Interior no toleran la pudrición, sobretodo especies como la cheflera, coleo, filodendro, orquídea y otras.

Para ayudarte, en estos casos escoge macetas cerámicas o de otro material transpirable, así como un sustrato ligero y bien aireado. Evita platos llenos de agua sobrante de riego.

Hay muchas variedades de origen tropical y en ellas la humedad es necesario en alto índice. Para ella usa las pulverizaciones solo en hojas, no en flores, evita que aparezcan puntas de hoja secas que falta de humedad.

Una opción es poner en el plato grava, arcilla expandida u otro elemento que aísle la base de la maceta del agua que vaya soltando, así esta se evapora lentamente aportando la humedad necesaria.

En las Plantas de Interior hay que evitar cambios bruscos de temperatura o las corrientes de aire porque perderán sus hojas.

Mantén la temperatura entre los 15 y 25ºC, puede variar algo entre estaciones pero no les gustan los cambios muy pronunciados, como los que provocan radiadores y aires acondicionados.

Es importante trasplantarlas a formatos más grandes para aportarles nutrientes utilizando buenos sustratos.

El abonado se realiza en primavera a otoño, época de crecimiento, utilizando:

1.abono líquido en agua del riego, aproximadamente cada quince días. Lee las indicaciones del fabricante, si te pasas quemarás las raíces.

2.granulado de liberación lenta, aporta nutrientes para dos o tres meses.

Abrir chat